11.png

marzo 29, 20200
La incontinencia urinaria se produce porque existe una fuerte presión sobre el suelo pélvico, es decir, sobre la musculatura que contiene las vísceras del abdomen. esto provoca la pérdida involuntaria de orina. En España hay más de seis millones de personas con esta patología, esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres debido a la anatomía específica de las mujeres, que las hace más propensas, siendo un 24% de prevalencia media en mujeres frente a un 7% de hombres según los datos del último informe del Observatorio Nacional de la Incontinencia (ONI).
Actualmente la sociedad trata la incontinencia como algo “normal” o habitual, sobretodo tras el parto, y no lo es.  En la incontinencia postparto, el motivo o la causa habitual suele ser el estado del suelo pélvico y no la manera en la que se haya dado a luz.Este problema puede darse tanto antes como después del parto. La incontinencia típica postparto es denominada técnicamente como incontinencia de esfuerzo, porque ocurre acompañando a un esfuerzo que incrementa la presión abdominal. Tras el parto la musculatura del suelo pélvico se queda dilatada y débil. Esto pasa por ejemplo al reír o toser
Tipos de incontinencia urinaria
Como comentábamos antes, la incontinencia urinaria de esfuerzo se produce con acciones como reír, toser o estornudar. Puede pasar también al practicar deporte. Sobre todo en los últimos años ha aumentado mucho la incontinencia urinaria provocada por el deporte porque las mujeres pasan más tiempo sentadas y sin hacer apenas alguna actividad física. Al empezar a hacer alguna actividad intensa en poco tiempo o retomar un ejercicio intenso como el crossfit o el spinning esto afecta a las presiones abdominales provocando dicha incontinencia urinaria.

Cuando se da la necesidad urgente de orinar con una sensación de no ser capaz de llegar al baño a tiempo, se está padeciendo incontinencia urinaria de urgencia. Es común también padecer incontinencia mixta, provocada por las dos primeras. Este caso es muy común en el postparto inmediato, unos días después de haber dado a luz.Existe un tipo más de incontinencia urinaria, la provocada por rebosamiento, con la que se producen pequeñas pérdidas de orina de manera constante. Este tipo viene ocasionada porque al orinar, la vejiga no se vacía de manera completa porque la musculatura no se contrae adecuadamente, por debilidad de la musculatura, porque la uretra puede estar obstruida o por problemas nerviosos.

Causas de la incontinencia urinaria
Cómo mencionábamos anteriormente, el parto suele ser la principal causa. Además, en la actualidad, cada vez más, la maternidad tiene lugar a edades más tardías provocando que la recuperación sea más lenta y dura debido a que los músculos se han dilatado al dar a luz y tardan más tiempo de lo normal en volver a su estado natural.Con los deportes en los que se ejerce mucha presión como la hipertrofia se puede desarrollar esta patología, pero realmente se puede desarrollar haciendo cualquier deporte, además de que la genética tiene mucho que ver en esto.Los deportes de impacto pueden provocar también que la musculatura se mueva e incrementar el riesgo de desarrollar esta patología.

Según el estudio de Sally McKenzie, Taryn Watson, Judith Thompson y Kathy Briffa, «Stress urinary incontinence is highly prevalent in recreationally active women attending gyms or exercise classes», en el que se recopilaron datos sobre la frecuencia y la gravedad, además de diferentes factores de riesgo para la incontinencia urinaria. En dicho estudio, se encuestó a 361 mujeres de entre 18 y 83 años de Australia que hacían ejercicio en Australia. Casi la mitad (49,3%) afirmó tener algún tipo de fuga leve o moderada. el 96% de las mujeres analizadas dio positivo en algún factor de riesgo de incontinencia urinaria. Casi todas las mujeres encuestadas habían oído hablar de los ejercicios para prevenir esta patología. Así pues, la incontinencia urinaria es común en mujeres que hacer deporte y ejercicio de manera regular. Concluyen mencionando la importancia de alentar a los entrenadores a detectar este tipo de patologías y ayudar a prevenirlas.

En el estudio de E. Díaz Mohedo, N. Moreno, I. Medina Porqueres, C. Pineda Galán y F.J Barón López sobre el «Análisis de la incontinencia urinaria en la mujer deportista» encontraron evidencias estadísticas significativas a favor de que la prevalencia de incontinencia urinaria mayor en las deportistas que en el grupo de control. Determinaron además  que los individuos que presentan incontinencia urinaria dedican más tiempo de media a practicar deporte que el resto.
Por último, el estudio de M. Cabrera Guerra, sobre «La incontinencia urinaria en la mujer deportista de élite» afirma que: «La prevalencia de Incontinencia urinaria en mujeres deportistas de elite es muy alta; esta va a depender de la actividad que se practique, ya que los deportes de alto impacto presentan mayores consecuencias lesivas para el suelo pélvico. Existen multitud de factores de riesgo en estas mujeres, pero no queda claro cuál es la fisiopatología específica. Se necesitan más investigaciones al respecto para poder entender el problema y hacer entonces recomendaciones de prevención.  La fisioterapia es la mejor alternativa terapéutica.El sobrepeso puede provocar presión sobre la zona de la vejiga y acabar derivando también en incontinencia urinaria.
La incontinencia implica consecuencias negativas en la calidad de vida de quien la padece, ya que repercute en aspectos de la vida diaria como el entorno social, físico, sexual, laboral y doméstico. Sus efectos trascienden lo estrictamente médico y afectan al ámbito psicosocial de quién la padece.Como hemos comentado, el parto suele ser la causa principal de la incontinencia urinaria. Desde Vives Coaching recomendamos priorizar la recuperación a nivel emocional y asentar el vinculo conel bebé, además de estabilizar la nueva rutina familiar. A partir de ese momento, en el que se ha recuperado la tranquilidad, es recomendable acudir a un fisioterapeuta que dirija el tratamiento y las pautas a seguir en base a las necesidades de cada caso. Cada persona es única e irrepetible.

La incontinencia urinaria debe tratarse desde la fisioterapia, no desde el mundo del fitness. En Vives Coaching hacemos un trabajo preventivo para que esto no ocurra y un trabajo de refuerzo sí ya esta pasando. En Vives Coaching trabajamos para intentar controlar estas presiones, además de hacer un trabajo preventivo. Nuestro objetivo es en base al estudio o evaluación previa, hacer una trabajo de prevención observando los movimientos de la faja abdominal.

Diseño-sin-título-6.png

marzo 25, 20200

Hoy os traemos rutinas de ejercicios simples, para tonificar diferentes partes del cuerpo desde casa.
Sin duda alguna, estamos viviendo una situación difícil y extraordinaria. El COVID-19 ha provocado que nos quedemos en casa en cuarentena, por el bien de todos.

Somos muchos y muchas los que estamos intentando mantener nuestras rutinas deportivas haciendo ejercicios en casa y no solo eso, son much@s más los que se han apuntado a hacer algo de deporte ante la imposibilidad de salir de casa. Por eso, hoy queremos compartir con vosotr@s unas rutimas para poder hacer ejercicios en casa, perfectos para tonificar, mantenerse, moverse y trabajar un poco el cuerpo durante estos días de cuarentena. Son ejercicios adaptables a cualquier tipo de persona, sea cuál sea el nivel. Los únicos requisitos necesarios son una colchoneta y tener ganas de moverse un poco.

Antes de empezar es recomendable entrar en calor y así prepararse realizar los ejercicios sin riesgos de lesiones. Si quieres, al terminar puedes estirar los músculos trabajados para conseguir una mayor sensación de relajación al finalizar la rutina.

1. Sentadillas. Este ejercicio es uno de los ejercicios por excelencia, sea cual sea tu nivel, para el trasero y unas piernas tonificadas. Hay muchas variantes de sentadillas pero las que nosotros recomendamos es la sentadilla isométrica con la espalda pegada a la pared. Esta variante es muy fácil y sencilla para principiantes, además de evitar posibles lesiones ya que se trabaja sin forzar la espalda, hombros o cuello.

Para hacer este tipo de sentadillas debes apoyar la espalda por completo en la pared, apoyando también la cabeza. Adelantamos los pies y los separamos un poco. En este punto, debemos bajar el cuerpo hasta que las rodillas y las caderas forman un ángulo recto. Debemos mantener esta posición unos 20-30 segundos. El tiempo siempre dependerá de la capacidad de cada persona.

2. Flexiones. Las flexiones son muy sencillas de hacer, ya que solo necesitas el peso de tu propio cuerpo. Empieza acostado boca abajo, con las palmas separadas un poco más allá de la altura de los hombros y los brazos extendidos. El cuerpo debes apretar la barriga hacia el obligo hacia adentro y apretar los gluteos y los cuádriceps y los pies apoyados en las puntas de los dedos. El objetivo de una flexión de brazos no es bajar hasta el suelo como se suele pensar, sino doblar el codo hacía atrás. El objetivo es doblar el codo y hagas fuerza como su hubiera algo tras tu codo y volver a levantarte. Es importante que no te dejes caer al bajar. Puedes hacer entre 8 y 10, dependiendo de tus preparación. Recuerda que si al principio no puedes hacerlas, puedes empezar apoyando las rodillas.

 

3. Planchas. Es el momento de poner en marcha tu core, las piernas y los brazos con una plancha. Se trata de apoyarte en los antebrazos y en los dedos de los pies, mientras tu cuerpo forma una tabla dura y recta. Es importante apretar el abdomen, glúteos y cuádriceps. Si te resulta muy difícil puedes buscar la ayudar de un escalón para poner los brazos sobre él y te facilitará el ejercicio. Aguanta de 25 segundos a 1 minuto y repite. Es un ejercicio durillo, así que si no puedes aguantar los 25 segundos, mídete y en base a lo que puedas aguantar, intenta ir incrementando tu resistencia poco a poco con este ejercicio.

4. Fondos de Triceps. Este ejercicio puedes hacerlo con una silla, en el borde del sofá o en el borde de la cama. Debes recostarte hacia atrás y las manos deben colocarse a lo ancho de las caderas en el borde del asiento para equilibrarte. Respecto a la posición de las piernas, puedes tenerlas ligeramente dobladas. En este punto, debes hacer fuerza con los brazos hacia arriba para levantar tu peso y volver a la posición inicial, evitando que el balanceo del cuerpo. Es importante ser como una plancha y bajar recto hacía abajo. Puedes repetir el ejercicio unas 15 veces y hacer 3 series.

5. Escalones. Este ejercicio no tiene ciencia, se trata de subir y bajar un escalón alto o varios escalones de menos medida. Hoy en dia todos tenemos el típico escalón de la conocida marca sueca de muebles, que usamos para llegar a los estantes más altos de la cocina. Si no lo tienes, puedes hacer el ejercicio
subiendo y bajando de una silla. Para los que vivan en una casa con  escaleras pueden subirlas y bajarlas en función de su preparación física.

6. Escalada. Colócate en la posición alta de la flexión, con los brazos estirados y las palmas de las manos apoyadas en el suelo, el cuerpo recto y los dedos de los pies dando soporte. Ahora, dobla la rodilla derecha y llévala hasta la altura de tu pecho mientras mantienes la otra pierna recta, con la tripa bien dura. Controla tu faja abdominal, sobretodo que la presión abdominal se haga hacia adentro. Es importante que las escápulas estén separadas y no con la cabeza hacía abajo. Más vale hacer menos repeticiones y mantener una buena postura. Devuélvela a la posición original y repite el ejercicio con la otra pierna. Haz el ejercicio 15 veces en 3 series.

Es importante “obligarse” a hacer un poco de deporte para no estar todo el día pegad@s al sofá, oxigenar la mente, cansar al cuerpo y descansar mejor. Recuerda que el deporte ayuda además al sistema inmunitario.
#yomequedoencasa #todoirabien


Diseño-sin-título-5-1.png

marzo 10, 20200

Hoy os presentamos a Paula Llull. Paula lleva entrenando en Vives Coaching desde hace cuatro meses y queremos compartir con vosotros su fantástica evolución y grandes resultados en tan poco tiempo.

1. ¿Cuánto tiempo llevas entrenando? ¿Y con Roser Vives?

He entrenado muchos años pero actualmente llevo 4 meses entrenando hipopresivos en Vives Coaching.

2. ¿Cómo conociste a Roser?

Conocí a Roser a través de un amigo bombero que entrena con ella. Él me habló muy bien de ella y me la recomendó encarecidamente dada mi situación.

3. ¿Cuál es tu objetivo de entreno?

Después de dar a luz a mi hija Marina tuve una protusión discal en la columna, justo en la articulación del sacro, lo que me provocaba muchísimo dolor y grandes dificultades para moverme.

Después de tres meses de dolores, me iban a intervenir y decidí acudir a un reconocido doctor en Palma, especializado en la materia para obtener una segunda opinión. Su diagnóstico fue determinante, me dijo que el dolor que estaba padeciendo iba a ser crónico, siendo su recomendación operarme.

4. ¿Qué es lo que te hizo decidir entrenar en Vives Coaching y no en cualquier otro box de crossfit o gimnasio?

Tras el diagnóstico del médico, decidí acudir a Vives Coaching por intentar una solución alternativa a pasar por el quirófano y sin duda alguna, fue la mejor decisión que pude tomar.

 

5. ¿Qué resultados has obtenido?

Como he comentado antes, llevo cuatro meses entrenando en Vives Coaching con Roser y he obtenido muy buenos resultados. He notado mejoría en lo que al dolor se refiere, consiguiendo disminuirlo, tanto que ya no tomo medicación.
Estoy muy contenta porque he evitado tener que pasar por quirófano y una intervención entrenando en Vives Coaching.

6. ¿Qué es lo que más te gusta de entrenar en Vives Coaching?

Lo que más me gusta es que Roser es que tengo un plan de entrenamiento de hipopresivos específico para mí, personalizado a mi condición y situación física actual.
Me gusta mucho la seguridad que me da entrenar con Roser, no tener el miedo a recaer, a tener dolores o pinzamientos por hacer mal un ejercicio ya que Roser está muy al tanto de que hagas bien los movimientos.
Está claro que los resultados se han conseguido a base de constancia, trabajo y esfuerzo, pero no habrían sido posibles sin el asesoramiento, consejos y plan de entreno de Vives Coaching.

7. ¿Por qué recomendarías Vives Coaching?

Recomendaría entrenar en Vives Coaching porque se adapta 100% a cada persona con un entrenamiento específico y personalizado en función de las necesidades.
En mi caso, los hipopresivos han sido una gran medicina y los responsables de que ya no tenga los dolores que sufría antes.