Recetas-IG-4.png

mayo 11, 20190

¡Lo prometido es deuda!

Hace ya unas semanas que os puse los dientes largos con las cookies de chocolate y por fín ha llegado el día en el que desvelo la receta para que probéis vosotr@s mism@s e incluso hagáis vuestras adaptaciones.

Como ya os he explicado en el post de Instagram, los ingredientes principales de esta receta son los siguientes:

  • 120 gr de harina integral
  • 10 dátiles
  • 90 gr de chocolate negro troceado
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de bicarbonato

¿Cómo hacemos estas riquísimas cookies?

Son súper fáciles y en casa las hemos hecho con los niños. Os explico paso a paso y veréis que el único paso delicado es el de partir la tableta de chocolate en trocitos ya que en nuestro caso hemos utilizado un cuchillo.

PASO 1

Como siempre, en casa sustituimos el azúcar por dátiles. Para estas cookies hemos utilizado 10 por lo que el resultado final son unas galletas bastante dulces. Podríamos utilizar aún menos porque ya estamos acostumbrados pero esta vez nos hemos permitido el capricho 😉 Como ya he mencionado en algún que otro artículo, si estáis haciendo el cambio de azucar a sustitutos más saludables, mejor ir poco a poco así que si queréis añadir 12 o 14 dátiles, ¡adelante!

PASO 2

En un bol grande, batir la mantequilla con una varilla eléctrica durante unos 5 minutos, hasta conseguir una masa esponjosa.

PASO 3

A continuación añadimos a la mantequilla la harina tamizada hasta que quede bien integrada con la mantequilla. Previamente habremos la harina con el bircabonato. ¿Por qué añadimos bicarbonato a esta receta? Porque al no contener levadura ni azúcar, ayudará a que las galletas suban un poco más y también intensificará un poco el sabor.

Una vez hayamos obtenido una mezcla homogénea, añadimos el huevo y volvemos a batir.

PASO 4

Es hora de añadir los dátiles que previamente hemos puesto en remojo. Los cortamos a trocitos para que se incorporen más fácilmente a la masa y volvemos a batir. En este punto también podemos añadir la cucharadita de esencia de vainilla. A ser posible, utilizar vainilla natural. Es más cara pero el sabor es totalmente distinto al de la esencia de vainilla sintética que solemos encontrar en los supermercados. Si queréis saber el porqué de la diferencia de precio, este artículo lo explica muy bien.

 

PASO 5

El siguiente paso ha sido tema de disputas entre los peques de la casa ya que todos querían su parte en cortar el chocolate a trocitos, para comerse algún que otro trocito a escondidas obviamente 😎 Los trozos no tienen que ser demasiado pequeños; más o menos del tamaño de un garbanzo o un pelín menos.

Truco: cuando cortéis el chocolate, encima de la tabla o plato que lo hagáis quedarán restos en forma de virtuas o polvo de chocolate. ¡No lo tiréis! Lo podéis añadir a la masa para que esta obtenga un color más «achocolatado». 

PASO 6

¡Ya casi estamos! ¿Ya se os hace la boca agua? Mientras precalentamos el horno a 180ºC, vamos haciendo bolitas del tamaño de una albóndiga con la masa que hemos preparado. Al colocarlas en la bandeja, aseguraros de dejar un poco de espacio entre una y otra para que en el horno, al crecer, no se pegue unas a otras.

Una vez el horno ya haya alcanzado la temperatura que queremos, metemos las galletas unos 15 minutos (depende de la potencia de cada horno) y… ¡listo! A dejarlas enfriar un poco y ya podemos probarlas.

 

Espero que os gusten, podéis comentar debajo de este post o en mi cuenta de Instagram vuestras impresiones 👍 Recordad que aunque sean una versión sana de las cookies de chocolate de toda la vida, siguen siendo para consumo ocasional ya que el contenido calórico sigue siendo alto.

¡Buen provecho!

 


Recetas-IG.png

abril 20, 20190

Hoy nos hemos animado con una receta para l@s amantes del dulce 😉

Una de las frutas de la temporada son las fresas y en casa, este fin de semana nos hemos permitido un capricho casero dulce, pero sano. Este pastel de avena y fresas es fácil de hacer y los ingredientes se pueden encontrar en cualquier supermercado; nos gusta mucho porque a pesar de no llevar azúcar, el resultado es un pastel de masa similar a un brownie.

Si preferís una masa más esponjosa y aireada, tipo bizcocho, podéis añadir más huevos a la receta.

¿Qué necesitamos?

Ingredientes

  • 2 Huevos
  • 6 Dátiles
  • Fresas al gusto
  • 125 g de yogur natural
  • 120 ml de leche vegetal (leche de arroz y coco, por ejemplo)
  • 150 g de avena molida + 1cdita de levadura de repostería

Cómo hacer el pastel de avena y fresas

  • En primer lugar, ponemos los dátiles en remojo (unas 3 o 4 horas) para que sean más fáciles de triturar. Los podemos poner en agua pero también se pueden remojar en el mismo tipo de leche vegetal que vayamos a utilizar para la masa. Aseguraros de que la leche o agua cubren los dátiles al completo.

  • El segundo paso es separar las claras de huevo y guardarlas para más tarde, ya que las batiremos a punto de nieve. ¿Por qué? La receta no lleva azúcar y además, la avena es muy pesada por lo que es dificil que la masa suba una vez en el horno. Añadiendo las claras de huevo a punto de nieve conseguiremos un efecto muy similar.

pastel de avena y fresas

  • En un recipiente, metemos todos los ingredientes húmedos; las yemas de huevo junto con el yogur y la leche vegetal, y batimos hasta que quede todo bien mezclado y sin grumos.

pastel de avena y fresas

  • A continuación, añadimos a la mezcla anterior los dátiles triturados, la harina de avena mezclada con la levadura y seguimos batiendo. La harina hay que añadirla tamizada y poco a poco, para que se integre bien. Batimos hasta que quede una masa uniforme y sin grumos.

pastel de avena y fresas

  • Ahora ya podemos volver a las claras de huevo; las batimos a punto de nieve y vamos incorporando la masa que hemos preparado en los pasos anteriores. Este es quizás el punto más delicado de la receta ya que hay que ir con mucho cuidado para que las claras no bajen. Para ello recomiendo que vayáis mezclando la masa con las claras a punto de nieve en diferentes tandas, con movimientos envolventes de arriba a abajo (tenéis un vídeo de cómo hacerlo en mi perfil de Instagram). Podéis usar una espátula grande, tipo rectangular.

pastel de avena y fresas

  • ¡Ya casi estamos! Es hora de verter la mezcla en un molde. Nosotros hemos usado para esta tarta de avena y fresas un molde rectangular de 23x12cm. Personalmente me gusta cubrirlo con papel de horno porque así evito que se pegue y es más fácil de desmoldar. Cuando el molde esté lleno más o menos hasta la mitad de su capacidad, añadimos fresas cortadas en trozos hasta cubrir toda la superficie del molde y a continuación vertimos el resto de la masa. Las fresas le darán un toque dulce y algo ácido al pastel, que contrasta muy bien con el sabor de la masa.

pastel de avena y fresas

  • Por último, añadimos más fresas troceadas para decorar la parte superior del pastel y… ¡al horno!

pastel de avena y fresas

  • El horno hay que pre-calentarlo a 180 grados y el pastel debería estar listo en unos 40 minutos, ¡pero id comprobando! Cada horno es un mundo. Una vez pasados los 40min dejamos el pastel dentro del horno mientras el horno se enfriaba con la puerta semi-abierta. Nuestro horno es muy fuerte así que al meter el pastel, lo cubrimos con papel de horno para evitar que las fresas se quemen.

pastel de avena y fresas

En casa somos #realfooders (casi siempre) y ya estamos acostumbrados a consumir menos o nada de azucar, lo sustituimos por dátiles, por ejemplo. En esta receta hemos incluido 6 pero si todavía no estáis acostumbrad@s, podéis añadir unos cuantos más… ¡Pero sin pasarse que ya os veo!

¡Y listo! Si la probáis, no olvidéis dejarme un comentario con impresiones o recomendaciones 😊

Podréis ir viendo las recetas que vaya publicando en mi cuenta de Instagram.

>>Receta adaptada de PostresSaludables<<