TONIFICACIÓN POSTURAL

Protege tu columna vertebral para evitar dolores y el riesgo de aparición de lesiones.

La higiene postural es un conjunto de recomendaciones sobre cómo mantener la postura correcta en distintas situaciones de nuestro día a día, estemos parados o en movimiento.

Cuándo es necesario que
trabajes la higiene postural

A lo largo de nuestra vida todos adquirimos malos hábitos posturales que recomiendo corregir para ganar en calidad de vida.

SEDENTARISMO

La falta de actividad supone un riesgo ya que tu cuerpo tiene menos herramientas para «defenderse« al adoptar posturas incorrectas que aumentan la presión sobre tu columna. ¿Pasas mucho tiempo sentado? O puede que pases mucho tiempo en la misma posición, en una postura forzada. Si es así, tienes más facilidad de sufrir contracturas, una fisura, protrusión o hernia discal que si la musculatura de tu espalda estuviese entrenada.

POSTURAS FORZADAS

Las posturas forzadas o inadecuadas también son factores de riesgo para patologías de la columna: inclinar la cabeza hacia delante o hacia atrás, inclinación del tronco hacia delante, sentarse sin respaldo, estar de pié en el mismo sitio… Son ejemplos de las posturas forzadas más comunes que tienen efectos negativos sobre tu salud.

MOVIMIENTOS REPETITIVOS

Las partes del cuerpo que mayormente son afectadas por lesiones de movimientos repetitivos son las manos, muñecas, dedos, brazos, codos, hombros, cuello y espalda pero mejorando tu higiene postural te será más facil prevenir lesiones.



La actividad fisica es una gran herramienta

PARA MEJORAR LA HIGIENE POSTURAL

Con constancia y disciplina conseguirás fortalecer la columna y corregir la postura de los hombros (entre otros) y de ser necesario, la curvatura de la espalda. Además, ganarás flexibilidad y aprenderás a tomar más conciencia de tu cuerpo.


¿EMPEZAMOS?